Interiorizar el cambio es el primer paso para adaptarse a la factura electrónica

Latam 14 de junio de 2018

El principal inconveniente que hay a la hora de hacer frente a la factura electrónica es que, a pesar de que las empresas saben de la obligatoriedad, muchas de ellas todavía no han interiorizado el cambio.

Cuando hablamos de factura electrónica no hablamos sólo un problema tecnológico y legal; que por norma general es lo primero que se piensa y se prioriza para darle solución. El problema está en que cuando el proyecto está encima de la mesa de los departamentos de contabilidad y facturación de las empresas, es cuando éstas son conscientes de que el cambio es mayor y, normalmente, la solución por la que han optado no cubre ni el 50%. Esto implica una sobrecarga de esfuerzo en los departamentos mencionados, que se suma a las obligaciones inherentes a ellas: cierres, presentación de datos, seguimiento de pagos y cobros, etcétera.

En este sentido, es imprescindible que los departamentos a los que les compete adentrarse a la facturación electrónica comiencen por entender que las soluciones tecnológicas deben adaptarse a todos los procesos de la empresa y también conocer en detalle la transición para cumplir con los procesos sin mayores complicaciones y también con los tiempos legales.

Para evitar cometer errores, lo mejor es apoyarse en el servicio de factura electrónica de un proveedor como SERES, que permite cubrir el 100% de las necesidades de la empresa; permitiendo la interacción eficiente entre empresas no sólo nacionales sino de cualquier parte del mundo, ofreciendo conectividad, transporte, trazabilidad, visibilidad, integración y seguridad, y que actúa, además, como tercero de confianza.

 

Conozca más información: