Las empresas obligadas a facturar electrónicamente deben evitar errores ajenos

Latam 14 de febrero de 2018

El impulso de la factura electrónica en Latinoamérica sigue en auge. Los diferentes países de la región siguen trabajando en la masificación de uso a través de la selección de ciertos contribuyentes y sectores que deben facturar electrónicamente de forma obligatoria. De esta manera, y durante los próximos meses, las empresas latinoamericanas seguirán adaptando su facturación al nuevo formato electrónico.

En esta adaptación es imprescindible que las empresas latinoamericanas sean conscientes de los múltiples beneficios que ofrece la factura electónica, evitando repetir muchos errores comunes que han cometido las empresas que ya se han sumado al cambio.

El primero de estos grandes errores es considerar la factura electrónica como una mera obligación legal o una implantación tecnológica y no como una ventaja competitiva. Los directores financieros de las empresas pueden tener la capacidad de conocer en tiempo real la situación de sus cuentas a cobrar y pagar, algo esencial para la viabilidad de la empresa y para una gestión más óptima de la tesorería.

El segundo gran error es trabajar con proveedores y partners poco fiables. La inmediatez de obligatoriedad del uso de la factura electrónica ha ido, por lo general, acompañada del surgimiento de cientos de empresas proveedoras y de propuestas económicas, que generarán confusión en el mercado. Por eso es importante acudir a proveedores experimentados que aporten una solución fiable y con experiencia constatada con proyectos por todo el mundo.

La experiencia de SERES en diferentes países de la región demuestra que las empresas prefieren contar con el apoyo y la ayuda de un proveedor tecnológico de factura electrónica especializado. En el caso de Perú aproximadamente el 88% de las empresas usuarias de la factura electrónica utiliza los servicios de un proveedor tecnológico especializado. En Ecuador la tendencia es parecida y, más del 70% de las empresas disponen de un servicio de factura electrónica proporcionado por un proveedor tecnológico externo. De igual manera ha ocurrido en Argentina, México, Chile, Brasil, etc.

Para evitar estos errores, lo mejor es apoyarse en el servicio de factura electrónica de un proveedor como el de SERES, que permite la interacción eficiente entre empresas no sólo nacionales sino de cualquier parte del mundo, ofreciendo conectividad, transporte, trazabilidad, visibilidad, integración y seguridad, y que actúa, además, como tercero de confianza.

 

Conozca más información: