El uso de la factura electrónica en el sector alimentario crece exponencialmente en España

es 30 de octubre de 2019

El sector alimentario es uno de los más avanzados en cuanto al uso de la factura electrónica en nuestro país. Algo muy positivo en un sector que cuenta con una facturación que alcanzó un valor de 116.890 millones de euros al cierre de 2018. La actividad de la industria de la alimentación supone el 3% del PIB nacional y representa el 16% del conjunto de la industria española.

Según nuestro estudio, las empresas del sector alimentario emitieron el 28,98% de las facturas electrónicas y la representación de las recibidas es del 15,26% sobre un total de 181.884.086 documentos emitidos y recibidos.

Además, en ese mismo período, las empresas del sector alimentario emisoras de facturas electrónicas representaron el 21,13%, mientras que las receptoras supusieron el 12,69%.

De acuerdo con el Estudio, el número de facturas electrónicas procesadas en 2018 en España ascendió a 181.884.086 documentos, un 14,92% más que en 2017, según el Estudio SERES de Implantación de la Factura Electrónica en España 2017-2018. Del total, 147.953.331 documentos corresponden a transacciones entre empresas (B2B), 22.292.891 a operaciones entre empresas y administraciones públicas (B2G) y 11.637.864 a ventas de empresas a particulares (B2C).

Gracias al uso de la factura electrónica, las empresas españolas se ahorraron en 2018 algo más de 900 millones de euros en la gestión de las facturas recibidas y 511 millones de euros en la gestión de facturas emitidas. También se ahorraron 662.145 horas en la tramitación de las facturas recibidas y 106.963 horas en las emitidas, además de reducir de manera significativa el impacto medioambiental derivado de la emisión del uso de papel.

 

Conozca más estudios comparativos: